picsart_01-30-10-11-48

La diversidad funcional intelectual es un término usado para personas con ciertas “limitaciones” en su funcionamiento y en algunas habilidades tales como la comunicación, cuidado personal y habilidades sociales. Estas limitaciones pueden hacer que aprendan y se desarrollen de manera diferente a lo que es considerado “normal”. Los niños con diversidad funcional intelectual pueden precisar más tiempo para aprender habilidades como hablar, caminar y las habilidades para la vida diaria.

Desde un planteamiento multifactorial, entendiendo la diversidad funcional intelectual como una interacción entre la persona y el ambiente, podemos distinguir cinco dimensiones:

  • Dimensión I: Habilidades Intelectuales

La inteligencia es considerada como una capacidad mental que permite razona, planificar, solucionar problemas, pensar de manera abstracta, comprender ideas complejas, etc.

  • Dimensión II: Conducta adaptativa (conceptual, social y práctica)

Entendemos por conducta adaptativa las habilidades conceptuales (lenguaje, lectura y escritura), sociales (responsabilidad, autoestima, seguimiento de normas) y prácticas (autocuidado, alimentación, movilidad) aprendidas por las personas para el funcionamiento en la vida diaria.

  • Dimensión III: Participación, Interacciones y Roles Sociales

Esta dimensión está basada en las interacciones con los demás y el rol desempeñado, mostrando la importancia de los aspectos relacionales.

  • Dimensión IV: Salud (salud física, salud mental, etiología)

Abarca las consideraciones psicológicas y emocionales que diferencian la conducta psicopática de la concepción de comportamiento adaptativo.

  • Dimensión V: Contexto (ambientes y cultura)

Describe las conidiciones relacionada entre sí, en las cuales vive una persona diariamente. Existen tres niveles diferentes: microsistema (persona, familia y personas próximas), mesosistema (vecindad, comunidad, colegio) y macrosistema (patrones generales de la cultura, sociedad). La combinación  de estos tres niveles pueden proporcionar oportunidades y fomentar el bienestar de la persona.

Estas dimensiones engloban diversos aspectos de la persona y el ambiente con el objetivo de mejorar los apoyos, para así mejorar también la autonomía personal.

El modelo multidimensional plantea que la diversidad funcional intelectual no es algo que la persona tiene o un trastorno médico, sino un estado de funcionamiento que comienza en la infancia, es multidimensional y está modificado positivamente por apoyos individualizados.

Las causas más comunes de la diversidad funcional son:

  • Causas genéticas: genes anormales heredados, errores en la combinación de los genes, etc.
  • Causas prenatales: problemas durante el embarazo como infecciones, ingesta de alcohol, consumo de drogas, etc.
  • Causas perinatales: tienen lugar durante el parto, como puede ser no recibir suficiente oxígeno.
  • Problemas de salud: enfermedades como meningitis, varicela, fiebres muy altas, malnutrición extrema, etc.

La intervención en personas con diversidad funcional intelectual se basa en elaborar estrategias que les permitan desarrollar al máximo las posibilidades de cada persona.

Anuncios