Se trata de una serie de alteraciones en el desarrollo de diferentes funciones del sistema nervioso central. Las personas con estos trastornos presentan dificultades específicas en las áreas social, comunicativa y cognitiva.

  • Déficits en la comunicación y el lenguaje

Pueden presentar dificultades en la comunicación tanto verbal como no verbal, como comunicación poco intencionada, alteraciones en el contacto visual y lenguaje corporal, déficits en la comprensión y uso de la comunicación no verbal o incluso falta total de expresión o gestos faciales.

  • Déficits en la interacción social

-Pueden presentar un atraso en el desarrollo de las habilidades sociales como dificultades para mantener relaciones, comportamientos no adecuados, ausencia de interés por las personas, etc.

-También pueden presentar dificultades en la reciprocidad social y emocional como acercamiento social anormal, incapacidad para mantener una conversación o incluso ausencia total de iniciativa en la interacción social.

  • Patrones de comportamiento

Pueden presentar  comportamientos estereotipados o repetitivos, excesiva fijación con las rutinas, intereses fijos en temas muy concretos, hiper o hipo reactividad a estímulos sensoriales (alteración de los límites de dolor, calor, frío, respuesta anormal a los sonidos, etc.).

El grado de afectación de cada persona es variable por lo que existen diferentes grados de alteración.

Las causas aún están por determinar, no se trata solamente de una causa biológica única, sino que hay que combinar factores genéticos, neurológicos, inmunológicos, perinatales, neuroanatómicos y bioquímicos.

La detección precoz es muy importante ya que una intervención temprana repercutirá de manera positiva en la evolución de la persona. El diagnóstico es muy complicado, ya que no presenta marcadores físicos ni neurológicos específicos y al tratarse de un síndrome con tantas diferencias individuales no existe un patrón típico de evolución clínica.

Cuando algún profesional o la propia familia detectan comportamientos anormales, serán derivados a un neuropediatra encargado de realizar pruebas diagnósticas y solicitar un informe específico en un equipo de valoración y diagnóstico. Este mismo equipo posteriormente se encargará de llevar a cabo una intervención multidisciplinar.

En ocasiones el trastorno de espectro autista puede llevar asociados otros diagnósticos como diversidad funcional intelectual, deterioro del lenguaje, etc.

Anuncios